Gestión
de riesgos

Alestis gestiona sus riesgos operativos a través del Modelo APQP (Advanced Product Quality Planning), implantado de forma homogénea en las operaciones de la compañía de acuerdo al modelo establecido en la EN9145, así como los requisitos específicos de clientes.

En los nuevos programas, los riesgos durante la fase de diseño son identificados, evaluados y mitigados empleando, para ello, la herramienta DFMEA (Design Failure Mode and Effect Analysis) del APQP. De forma análoga, en las fases de desarrollo, fabricación en serie y transferencias, se emplea igualmente esta herramienta. Si bien habitualmente no se realiza un reporte periódico de esta información a nivel de Consejo de Administración, cada una de las plantas cuenta con el desarrollo de las herramientas aplicables a cada programa concreto y su gestión se realiza a nivel de los equipos de trabajo.

Los riesgos financieros son monitorizados mensualmente por la Dirección Corporativa, que analiza las variables financieras que pudieran afectar al resultado de la compañía, y adopta las medidas que en cada momento considera necesarias para su mitigación. Concretamente aborda los mecanismos necesarios para controlar la exposición a las variaciones en los tipos de interés y tipos de cambio, así como a los riesgos de crédito y liquidez.

Los riesgos financieros son monitorizados mensualmente por la Dirección Corporativa, que analiza las variables financieras que pudieran afectar al resultado de la compañía, y adopta las medidas que en cada momento considera necesarias para su mitigación.

A continuación, se indican los principales riesgos financieros identificados:

Riesgo de crédito

Con carácter general la compañía mantiene su tesorería y activos líquidos equivalentes en entidades financieras de elevado nivel crediticio. En relación con sus cuentas a cobrar es preciso señalar que la inmensa mayoría de las ventas se realizan a sociedades del Grupo AIRBUS y de Embraer, de reconocido prestigio y solvencia internacional.

Riesgo de liquidez

Con el fin de asegurar la liquidez y poder atender todos los compromisos de pago que se derivan de su actividad, Alestis dispone de una tesorería suficiente. Adicionalmente, para necesidades puntuales de tesorería podría acudir al confirming sin recurso ofrecido por una entidad financiera, operación contratada por su principal cliente.

 

Riesgo de mercado

incluye tipo de interés, tipo de cambio y otros riesgos de precio.

Tanto la tesorería como la deuda financiera están expuestas al riesgo de tipo de interés, el cual podría tener un efecto adverso en los resultados financieros y en los flujos de caja. No obstante, se estima que, dada la estructura financiera de la compañía, este riesgo no se considera significativo.

Riesgo de tipo de cambio

Alestis opera en el ámbito internacional y, por tanto, está expuesta a la variabilidad de los tipos de cambio por operaciones con divisas, concretamente el dólar, moneda en la que hace sus ventas. El riesgo de tipo de cambio surge de transacciones comerciales futuras y de activos y pasivos reconocidos. La empresa evalúa en cada momento las necesidades de actuación en esta materia, considerando, entre otros aspectos, el riesgo neto asumido, la situación histórica de las divisas afectadas (generalmente dólar estadounidense) y la evolución previsible de las mismas de acuerdo con los criterios de los principales analistas financieros.

Alestis ha utilizado, en 2022 y 2021, instrumentos financieros derivados para cubrir los riesgos a los que se encuentran expuestas sus actividades, operaciones y flujos de efectivo futuros, habiéndose suscrito a lo largo del año diversos contratos de seguro de cambio FXForward.

La principal premisa para el cumplimiento de los objetivos de la compañía es lograr la facturación recurrente, que a su vez se basa en la evolución del mercado aeronáutico, todavía muy afectado por la reciente pandemia. En declaraciones públicas, algunos directivos del principal cliente se muestran optimistas sobre la perspectiva del sector para los próximos años, destacando unas cifras que comienzan a remontar tras la pandemia, a pesar de contingencias como la que supone la guerra en Ucrania o los derivados de los retrasos en los suministros. Con ello, se confía que entre 2023 y 2025 se producirá previsiblemente la recuperación total del mercado comercial.

En síntesis, la evolución de la guerra en Ucrania o las tensiones en el entorno de Asia-Pacífico y la recuperación completa de las entregas de suministros, son riesgos que pueden amenazar la consecución de dichos objetivos. Una fórmula para mitigar estos riesgos lo constituye las “dobles fuentes” de suministros, de modo que la producción no se vea impactada en caso de una crisis particular en un lugar concreto del planeta.

Asimismo, la industria apunta hacia la reducción de la huella de carbono, con un objetivo claro en el sector de poder tener en el año 2035 un avión cero emisiones. Por tanto, es el momento propicio para desarrollar las tecnologías y materiales que serán necesarios en el futuro y de este modo aprovechar este cambio de modelo y convertirlo en oportunidad.

A nivel de resultados la elevada inflación europea y española también constituye un riesgo significativo para la consecución de nuestros objetivos, puesto que pueden lastrar nuestros costes de forma irremisible. En este capítulo estamos mitigando este riesgo a través de la contención de todo tipo de gastos, incentivando las mejoras operativas y los incrementos de productividad.

De forma paralela se gestionan los riesgos de compliance, el riesgo medioambiental, los riesgos laborales y de seguridad (ver apartados correspondientes).

Es el momento propicio para desarrollar las tecnologías y materiales que serán necesarios en el futuro y de este modo aprovechar este cambio de modelo y convertirlo en oportunidad.